4 views 0 comments

Río+20: ¿En qué terminó eso?

by on 26 junio, 2012
 

[dropcap]L[/dropcap]a Conferencia de las Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible, Río+20 concluyó la semana pasada con la aprobación del documento final por los jefes de Estado y Gobierno, pero con reservas por parte de varios países.

El texto “El futuro que queremos”, recibió el consentimiento de las 191 naciones reunidas en la Conferencia, a pesar de los desacuerdos mostrados por muchas de las delegaciones asistentes.

Photobucket

Resultado: Un documento de 53 páginas

Después de 10 días de reuniones, se firmó el acuerdo, de 53 páginas, que define algunas de las grandes prioridades del planeta, cuyos recursos naturales están seriamente amenazados. Entre los puntos de avance está la lucha contra el hambre que actualmente afecta a de cerca de mil millones de personas.

El plan de acción de los gobiernos del mundo nació fuertemente criticado por los ecologistas, las organizaciones no gubernamentales y varias delegaciones de países, que consideraron al texto, no acorde con los desafíos del planeta.

Muchas de las críticas están relacionadas con la economía verde, que según las organizaciones sociales es una de las estrategias del sistema para recuperar la tasa de ganancia, y consiste en privatizar los ecosistemas y convertir “lo vivo” en mercancía.

Photobucket

El consenso perdido

[quote]Brasil fue el responsable por construir un consenso. “El consenso posible es un punto de partida y no de llegada. Lo que tenemos que exigir, es que a partir de este documento, las naciones avancen”, afirmó la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.[/quote]

Una de las principales contradicciones de la Conferencia se dio entre los países ricos, reacios a repartir fondos como en el pasado, y las naciones en desarrollo, reticentes a ceder más sin esos compromisos económicos. Un total de 86 jefes de Estado y Gobierno participaron en la que fue la mayor cumbre de la historia de la ONU, la cuarta por el desarrollo sostenible del planeta desde 1972.

Photobucket

El primer paso es carioca

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó que la Río+20 avanzó en comparación con su predecesora la Río”92, y destacó que esta conferencia puso la erradicación de la pobreza al centro del debate del futuro que queremos.

La mandataria anunció que Brasil aportará seis millones de dólares al fondo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) para países en desarrollo. Además, dará otros 10 millones de dólares para enfrentar los cambios climáticos que afectan a los países más vulnerables de África y las pequeñas islas.

Photobucket

[quote]Indicó que a partir de ahora “cada país puede y debe avanzar en relación con los compromisos e ir más allá del documento. Sin embargo, ningún país tiene derecho de quedar detrás del documento”.[/quote]

Iniciamos una caminata que debe ser orientada por la ambición, señaló y aplaudió en especial a los países en desarrollo que asumieron compromisos concretos con el desarrollo sostenible, mismo con la ausencia necesaria de la contrapartida prometia por los países ricos. Resaltó que la Río+20 probó que el multilateralismo es una insustituible expresión global de democracia y la vía legítima para la construcción de soluciones para los problemas que afectan a toda la sociedad.

Fuente: Prensa Latina, Agencias


Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 

Leave a Response