El Cambio Climático como una catástrofe humana que no solo expone la salud de millones de personas, sino que es capaz de “cuestionar el valor de la vida” y, a través de la masa de refugiados climáticos, costar muertes inocentes por asilo y subsistencia.

“Miquel y yo necesitamos ayuda. Llevamos una semana encerrados, casi no nos queda comida y no tenemos agua. Hemos tenido incluso que beber agua del mar” sostenía Lluna Noguera, residente de la Isla San Martín, atacada por Huracán Irma el 6 de septiembre del 2017.

Harvey, José, Katia son algunos de los nombres de los cuatro huracanes que azotan distintos países como EEUU y Puerto Rico desde hace semanas. Si bien la aparición de estos fenómenos es algo común, según Sean Sublette, meteorólogo de Climate Central,se estima que el Cambio Climático (originado por la emisión excesiva de gases de efecto invernadero) intensificó la potencia de estos, llegando al punto de dar origen a uno de los huracanes más poderosos en la historia del Atlántico oriental: Irma

Con más del 90% de la infraestructura de Barbuda destruida, el 95% de la parte francesa de la isla de San Martín en las ruinas y muchos desastres más, Irma, el huracán más potente de la historia-intensificado por el Cambio Climático-, no solo ha ocasionado una destrucción material valorizada en más de 300 millones de dólares, sino que, por su magnitud, está dejando sin recursos de subsistencia y amenaza la salud de muchos pobladores.

En un futuro, “se estima que el cambio climático causará anualmente unas 250.000 defunciones adicionales entre 2030 y 2050. De estas, 38.000 por exposición de personas ancianas al calor, 48.000 por diarrea, 60.000 por paludismo y 95.000 por desnutrición infantil” sostiene la OMS (Organización Mundial de la Salud). Estas predicciones son alarmantes; sin embargo, no están muy lejos de los sucesos presentes.

 photo refugiadosclimaticos2.jpgSeguridad alimentaria

“Con una de cada cuatro personas aún malnutrida en el África Subsahariana, los efectos del cambio climático hacen aún más difícil que los gobiernos de la región mejoren la seguridad alimentaria” se afirmaba en El Atlas sobre el riesgo medioambiental y el cambio climático para 2015.

En África, hoy en día, se vive una situación alarmante donde las sequías, según Oxfam, intensificadas por el Cambio Climático están ocasionando la baja de producción ganadera y cosecha. Para una población que depende de la agricultura, esta es una noticia impactante. Como producto de esto, se ha intensificado la hambruna en estas zonas, poniendo en peligro la salud y vida de, según la ONU, las más de 44 millones de personas denotadas como “hambrientas” en África.

Sin embargo, los efectos del Cambio Climático no se detienen allí: además de originar olas de hambruna, producto de las grandes inundaciones, el Cambio Climático también contribuye a la propagación de enfermedades y a los altos niveles de contaminación del agua.

Enfermedades Infecciosas

“Hemos tenido cambios climáticos que nos han llevado a tener enfermedades que las teníamos olvidadas y en este momento son remergentes, enfermedades que no estaban en ciertos lugares geográficos y que ahora han aparecido” sostenía Verónica Madrid Valdebenito, bióloga de Chile, directora del Laboratorio de Parasitología del Departamento de Microbiología.

Al otro lado del mundo, identificamos la propagación de enfermedades como una respuesta a los cambios del clima. Enfermedades como el dengue y Chikungunya son enfermedades de climas cálidos. Y, que, hoy en día, según investigadores de la Universidad de Bayreuth (Alemania) y del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), amenazan con propagarse por zonas antes imposibles. Si el cambio climático sigue incrementando, estos virus podrían llegar hasta Europa y EEUU.

El mundo actual ya es testigo de estas propagaciones espontáneas que condenan a millones de personas. Esto se plasma en, según la Organización Panamericana de la Salud, el dengue que logró extenderse a niveles exuberantes: en el 2004, el dengue registró 267.000 casos y 70 muertes. Luego de casi una década, los resultados son alarmantes pues se registraron, aproximadamente, diez veces el resultado anterior (2,3 millones de personas con síntomas y 1.280 muertes)

Como hemos visto, el cambio climático, a través de la intensificación de sequías, inundaciones y todos los fenómenos que desprende, es capaz de comprometer la salud y calidad de vida de muchos pobladores. Sin embargo, nos daremos cuenta de que los efectos trascienden y que este fenómeno va más allá.

Cuestionando el valor de la vida

Como todos sabemos, los recursos como tierra, agua y alimento, han sido la razón principal de muchos enfrentamientos sociales y económicos, los mismos recursos que, hoy en día, se ven perjudicados y más limitados por efecto de las anomalías que origina el Cambio Climático.

Distintos conjuntos humanos, como respuesta a las condiciones de salubridad,–debido a la inexistencia o deficiente calidad de los recursos anteriormente nombrados- se ven forzados a migrar con lo que exponen su vida y con ello, son condenados a una lucha constante- contra otros colectivos humanos- por lograr un asentamiento con recursos que garantice su permanencia y supervivencia. En la actualidad, podemos identificar distintos de estos casos como por ejemplo, el de Sudán o la zona que posee menos agua potable en todo el mundo.

 photo refugiadosclimaticos3.jpgCaso Sudán

Según el informe titulado “La crisis prolongada de Sudán: la escasez de recursos en el conflicto de Darfur”, la sociedad de Sudan, anteriormente, se basaba en la cooperativita y solidaridad, sobre todo entre pastores y agricultores. Sin embargo, la escasez de lluvias- intensificada por el Cambio Climático- y, producto de este, la degradación de tierras obligó a migrar a muchos pobladores. Pues ya no tenían condiciones para vivir, ni mantener su salud, esto se evidencia en el incremento de la baja productividad de tierras, la desnutrición de animales, la propagación de plagas, hambrunas entre otros efectos.

De esta manera, los pastores comenzaron a migrar a zonas sureñas en búsqueda de tierras fértiles; sin embargo, los agricultores de estas áreas bloquearían el ingreso a sus cultivos. “Estos impedimentos obstaculizaron el uso de las rutas tradicionales a los grupos nómadas, surgiendo así tensiones que llevaran a la violencia” se sostenía en el informe de La crisis prolongada de Sudán: la escasez de recursos en el conflicto de Darfur.

Como vemos, estos nuevos refugiados climáticos no solo estarán expuestos a distintos peligros e incertidumbres en su camino, sino que, como hasta la actualidad con los pastores y agricultores, vivirán en una constante pugna y ambiente de conflicto. Esto para asegurar su supervivencia, comprometiendo aún más su salud, integridad física y, a través de las miles de muertes- producto de los conflictos ambientales-, cuestionando cada vez más el valor de la vida.

Este conflicto originaría la muerte de miles de personas, el desplazamiento de 1,4 millones de niños, y más del 40% de la población de Darfur en estado de necesidad de ayuda humanitaria sostenía la UNICEF.

En conclusión, el Cambio Climático y sus efectos catastróficos, hoy en día, son innegables. Este ya no es solo un problema ambiental, sino que se está convirtiendo en una catástrofe humana, siendo los principales contribuyentes los seres humanos y su contaminación desmedida.

Los efectos del Cambio Climático son tales que, a través de la intensificación de sequías, inundaciones, y otros eventos climáticos, no solo se exponen la salud y calidad de vida de millones de personas – como bien se señala en las hambrunas, propagación de enfermedades infecciosas, y otras-, sino que son capaces de “cuestionar el valor de la vida” y, a través de la masa de refugiados climáticos, condenar a millones de personas a una búsqueda permanente de recursos, creando conflictos y generando muertes inocentes.

Los daños y la solución están en nuestras manos, mitiguemos el Cambio Climático y tomemos consciencia de que mientras cada persona produce, al menos 500 kilos de basura al año, 1.4 millones de niños de Sudán corren peligro de perder la vida por desnutrición cada día.

Artículo de Nicolle Andrea Gamarra Soncco

Fuentes:
http://www.losandes.com.ar/article/destruccion-y-furia-del-huracan-irma-uno-de-los-mas-potentes-de-la-historia
https://www.usatoday.com/story/news/2017/08/22/hurricane-cost-florida/560846001/
http://www.encrucijadas.org/index.php/ojs/article/view/207/211
https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/mb-climate-crisis-east-africa-drought-270417-es.pdf

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here