163 views 0 comments

Venezuela: Que las minas de hoy no sean ruinas del mañana

by on 6 Noviembre, 2016
 

Explotar componentes naturales (que no llamamos “recursos” para que nadie se crea su propietario) solo para venderlos como materias primas a procesar en países “desarrollados” es reconocer y aceptar el neocolonialismo y la división internacional del capitalismo en su fase imperialista.

No tiene sentido activar sectores económicos para limitarnos a extraer materias primas para exportar sin consolidar un valor agregado nacional, endógeno a las mismas regiones de donde tales materias son explotadas; y menos sentido tendría no vincular tales actividades con los planes de ordenación y de desarrollo territorial para hacerlo de una manera ecológicamente sustentada. Lo contrario es como “matar la gallina de los huevos de oro” y condenar nuestro ambiente a un erial.

mineriavenezuela

Sea explotación de alimentos, madera, hidrocarburos, minerales, petroquímica, turismo o cualquier otro sector económico, solo debe ser dirigido a satisfacer necesidades nacionales, sustituir importaciones y exportar productos elaborados con alto valor agregado, acompañado de un desarrollo endógeno integral, para romper con la imposición roles imperiales en la división internacional del capitalismo y sin tener dependencia de importaciones. Esto solo puede hacerse con un desarrollo territorial y económico nacional, soberano, en función de nuestros más altos intereses y con visión de futuro.

De todas las explotaciones de componentes naturales, los llamados “no renovables” (hidrocarburos y minerales) son las más impactantes al ambiente y solo se justifican si vienen acompañadas con planes de desarrollo integral, con procesos secundarios y terciarios de transformación para crear obras, bienes y servicios que consoliden un hábitat humano digno y un buen vivir perdurables.

Dado que las reservas de petróleo, gas y minerales son limitadas, dependiendo de la tasa de explotación se puede determinar su tiempo final.

mineriailegal

Para que el desarrollo territorial sea perdurable debe trascender ese lapso al profundizar en diversos procesos productivos basados en otros componentes, sean renovables o no, y diversificarse en muchos sectores productivos que permitan considerar la óptima explotación del ambiente en un desarrollo territorial y económico diverso, que permita conservar el hábitat humano futuro aunque se hayan agotado tales materiales.

Es decir, el desarrollo territorial debe ser integral para que existan opciones de sustentabilidad natural y sociocultural luego de agotarse los componentes naturales no renovables, en equilibrios dinámicos. La explotación minera no debe destruir el ambiente, para superar el mal augurio de “quien vive entre minas termina entre ruinas” y sustituirlo por un reto ecosocialista: “Que las minas de hoy no sean las ruinas del mañana”.

Fuente: Edwards Castillo R.

Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 

Leave a Response