La degradación del hábitat representa un riesgo mayor para la supervivencia de las tortugas que el calentamiento global, de acuerdo con una investigación realizada por la Universidad de Bristol. El estudio, en el que también participaron el Museo de Historia Natural de Londres y la estadounidense Universidad de California, revela que más del 60% de los miembros de este grupo de animales se encuentran en serio peligro.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasifica a las tortugas como vulnerables, en peligro o en peligro crítico, porque están siendo comercializadas y capturadas para la alimentación y la medicina, y sus hábitats se están degradando.

Una tortuga de mar verde nadando cerca de un banco de peces mari

Increíble resistencia

El equipo de investigadores se propuso comprobar si el cambio climático a largo plazo representa una amenaza o una oportunidad para las tortugas y cómo podrían responder a un incremento de la temperatura global.

Dado que esos quelonios viven vidas tan largas, es imposible llevar a cabo experimentos para probar el impacto del calentamiento durante varias generaciones; por lo que los especialistas utilizaron una combinación de modelos climáticos de última generación y el registro fósil de esa orden de reptil durante las épocas más cálidas.

El registro fósil del Cretácico superior (hace entre 66 y 72 millones de años), que data del tiempo justo antes de la desaparición de los dinosaurios, se investigó como un experimento natural para cuantificar las diferencias entre la ecología de las tortugas y los galápagos vivos y los que vivieron en un mundo anterior más cálido.

tortuga4

Otras amenazas

Los resultados de la investigación muestran que durante los períodos con climas de efecto invernadero, las tortugas fueron capaces de soportar el calor en las zonas más tropicales, siempre que hubiera suficiente agua para apoyar a aquellas especies que vivían en ríos y lagos.

El profesor Paul Barrett, del Museo de Historia Natural de Londres, señaló que otras amenazas para la conservación, tales como la degradación del hábitat por el hombre y las barreras a la circulación, pueden ser más determinantes a la hora de vaticinar el destino de las tortugas en un mundo en calentamiento como el actual.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here