126 views 0 comments

Ondas de gravedad atmosférica podrían ser la causa del calor extremo en verano

by on 14 Agosto, 2014
 

[dropcap]L[/dropcap]as ondas de gravedad atmosféricas podrían estar detrás del aumento de los episodios de calor extremo en verano, según un estudio del Instituto de Investigación sobre Impacto Climático de Potsdam (PIK, en sus siglas en alemán) que ha sido publicado por la revista Proceedings of the US National Academy of Sciences (PNAS).

Según ha explicado el investigador y coordinador del trabajo, Dim Coumou, los científicos rastrearon el origen del “desconcertante” número de episodios meteorológicos extremos en Europa y Estados Unidos durante el verano y concluyeron que el aumento era “desproporcionadamente grande” como para ser explicado únicamente por el calentamiento global.

 photo ondasatmosfericas1.jpg

Mayor diferencia térmica

En ese sentido, hallaron una conexión “intrigante” entre los episodios extremos y la existencia “también en aumento” de ondas de gravedad “gigantes” atrapadas en la atmósfera. El estudio señala que se trata de las conocidas como ondas Rossby, “grandes masas” que circulan a través de la atmósfera, desplazando aire cálido desde los trópicos en su camino hacia el norte y arrastrando aire frío del Ártico en su regreso hacia el sur.

Así, en épocas de meteorología extrema, algunas de estas ondas aminoran su velocidad hasta quedarse “prácticamente atascadas” y crecen en tamaño e intensidad, un proceso que puede tener “consecuencias severas” en el ser humano y los ecosistemas si se alarga en el tiempo.

 photo ondasatmosfericas2.jpg

Según el investigador y coautor del estudio, Stefan Rahmstorf, se han hallado evidencias en el estudio de que la frecuencia con la que tiene lugar este freno a la circulación de aire “casi se ha duplicado” desde 2000.

En opinión del director del PIK, Hans Joachim Schellnhuber, el responsable es el aumento de temperaturas en el Ártico como consecuencia del retroceso de la capa de hielo, que hace que se refleje “menos luz” al espacio mientras que el océano abierto, de una tonalidad mucho más oscura, se calienta más. De este modo, “se agudiza la diferencia térmica” entre el Ártico y el resto del mundo y “quedan afectados” los patrones de circulación atmosférica, que “gobiernan” el tiempo.

Fuente: Europa Press, Agencias

Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 

Leave a Response