Los presidentes de Sudáfrica, Jacob Zuma, y Mozambique, Armando Guebuza, decidieron hoy, en una reunión bilateral en Pretoria, colaborar para impedir la caza furtiva a los rinocerontes, mediante el entrenamiento de guardas forestales y la ayuda de la policía internacional Interpol.

En una declaración tras el encuentro, Zuma dijo que ambos países están preocupados por la caza furtiva de rinocerontes en el Parque Transfronterizo del Gran Limpopo y que este asunto se tratará en la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC), pues el furtivismo se ha multiplicado en el continente en los últimos años.

Fuerzas especiales de seguridad Nkwe, capturan a un cazador furtivo en el distrito de Waterberg en Sudafrica.

La entidad transfronteriza comprende los parques y reservas nacionales de Limpopo, en Mozambique; Kruger, en Sudáfrica, y Gonarezhou, Manjinji Pan y Malipati en Zimbabue, con una área de unos 35.000 kilómetros cuadrados.

Furtivos al acecho

Los furtivos han matado cerca de 250 rinocerontes en el último año en Sudáfrica, para obtener sus cuernos, que se venden a precios astronómicos en países de Asia, como China y Vietnam, donde aún se consideran como una potente medicina.

“Afrodisiacos” de rinoceronte…Pastillas y bebidas manchadas con sangre inocente.

Tanto Sudáfrica, como Mozambique y Zimbabue han adoptado diversas medidas para impedir la caza furtiva en los últimos meses y detenido a decenas de personas acusadas de este delito, para el que se utilizan medios muy modernos de comunicaciones y equipos de transporte aéreo.

La caza furtiva de elefantes y rinocerontes en África casi se ha quintuplicado desde 2007 a pesar de los esfuerzos de las autoridades por erradicar esta práctica, según informó el pasado 19 de octubre el periódico keniano “Business Daily”.

Unidad especial contra la caza

Sudáfrica creó en días pasados una unidad especial dedicada a perseguir delitos contra la vida salvaje, ante el aumento de la caza furtiva de rinocerontes, que amenaza a las poblaciones de esta especie en el país. Según anunció la ministra de Medio Ambiente, Buyelwa Sonjica, la Unidad de Intervención contra Delitos contra la Vida Salvaje entró en funcionamiento este martes, dirigida por su Departamento y compuesta por agentes de la Policía, la Fiscalía y las autoridades de Parques Nacionales.

“La población de rinocerontes en Sudáfrica está ahora amenazada por el resurgimiento de la caza furtiva y el contrabando de sus cuernos al mercado ilegal internacional”, aseguró la ministra. La Fiscalía, además de las leyes de caza, utiliza también otras legislaciones para asegurarse que los furtivos son condenados por sus delitos, como la referente a evasión de impuestos, corrupción, crimen organizado y utilización ilegal del espacio aéreo.

Un grupo de rinocerontes descansa en la Reserva Natural de Leones y Rinocerontes en Krugersdorp al norte de Johannesburgo.

Un cuerno de rinoceronte labrado es exhibido durante una muestra de arte asiático de la casa de subastas Christie’s en la ciudad de Nueva York.

Aquí el Dr. Chris Forging corta el cuerno a un rinoceronte en el Parque Nacional de Chipinge en Zimbabwe. WWF y miembros de las reservas naturales en este país consideran que despojar a los rinocerontes de sus cuernos los hace menos vulnerables a los ataques de los cazadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here