[dropcap]E[/dropcap]l mundo de los videojuegos vuelve a verse salpicado por una polémica relacionada con la violencia, en este caso, con el maltrato animal. Hace unas semanas se anunció la salida de TORO, un videojuego desarrollado en España producido por Reco Technology que convierte al jugador en torero.

Es el primer título basado en las corridas taurinas diseñado para la nueva generación de consolas (Xbox One y PS4) y PC.

 photo videojuego3.jpg

Recolección de firmas

Como era de esperarse los defensores de los derechos de los animales han iniciado una campaña de recogida de firmas en Change.org para evitar que el juego vea la luz. La petición consiguió más de 1000 firmas en solo 24 horas y ya son mas de 40.000 los firmantes de la carta dirigida únicamente a Microsoft (Xbox).

[quote]”No entiendo que una empresa tan prestigiosa y que afirma ser socialmente responsable vaya a permitir el lanzamiento de Toro” afirma Bianca Alonso Díaz, promotora de la iniciativa. “Esta videojuego es un intento desesperado más de normalizar un acto que por naturaleza es abusivo y supone glorificar el maltrato animal”.[/quote]

Por su parte Microsoft España considera que “de forma similar a lo que ocurre en la televisión y en el cine, creemos que los desarrolladores deben tener la libertad para crear una variedad de juegos y experiencias de entretenimiento tan amplia como los consumidores demandan, y estos a su vez deben poder elegir libremente qué juegos compran y juegan. Por supuesto, siempre respetando los límites y restricciones que impone la legalidad vigente”.

 photo videojuego1.jpg

Justificaciones

Por otro lado, Microsoft hace hincapié en que se trata de un juego multiplataforma que no es exclusivo para Xbox One, por lo que queda claro que Microsoft no ha participado en el desarrollo de Toro. La compañía invita a que todos los detractores del videojuego se pongan en contacto con Reco Technology, el estudio de desarrollo del videojuego taurino. 

Reco Technology ha comunicado que “Toro no es un juego para nada violento, ni siquiera muestra una gota de sangre. Es un juego arcade que pretende ser divertido, sin promover el maltrato animal, sino que busca entretener a quienes elijan libremente comprarlo. Incluye incluso minijuegos donde el jugador toma el papel del propio toro, para cornear de manera muy cómica a un torero, sin violencia alguna, solo para alcanzar la máxima distancia, de un salto. (…) Hacemos un llamamiento a la tolerancia y a la libertad de expresión ejercida siempre desde el respeto”.

Por lo visto los taurinos ya no saben que hacer para mantener viva su deshonrosa tradición, la poca aceptación que seguramente tendrá entre los amantes de los videojuegos será una prueba más de que las corridas de toros ya pasaron a la historia.

Fuente: http://www.cuatro.com, http://www.hobbyconsolas.com, agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here