¿Inteligencia animal?, claro que sí, la necesidad es la madre de todos los inventos y soluciones. En Suiza un pequeño oso se encaramó a lo alto de un árbol y no pudo bajar.

Su preocupada madre trató de sacudir el árbol para ayudarle, pero en vano. Al final ella misma se subió y logró romper el árbol con mucho cuidado salvando al cachorro de esta peculiar “trampa”.

Fuente: RT, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here