De acuerdo a un reciente estudio publicado en la revista Trends in Ecology & Evolution, los animales marinos que se alimentan por filtrado, como las mantarrayas y los tiburones ballena, ingieren cientos de miles de metros cúbicos de agua al día para capturar el plancton. Pero, al mismo tiempo, estos gentiles gigantes están tragando microplásticos de aguas llenas de plástico o de presas contaminadas.

La ingestión de estos pedazos podría ser peligrosa para los filtros alimentadores de estas criaturas debido a los químicos tóxicos que contienen las partículas. Según dice el estudio, “los químicos y contaminantes asociados con el plástico pueden acumularse durante décadas y alterar los procesos biológicos en los animales, lo que lleva a un crecimiento, desarrollo y reproducción alterados, incluida afectaciones a su fertilidad”.

200 piezas de plástico ingeridas por día

La investigación fue dirigida por Elitza Germanov, investigadora de la Fundación Marine Megafauna y Ph.D. estudiante en la Universidad Murdoch.Las criaturas pasan a alimentarse en focos de contaminación con microplásticos -incluyendo el Golfo de México, el Mar Mediterráneo, la Bahía de Bengala y el Triángulo de Coral en aguas del sudeste asiático- y pueden tragarse una cantidad asombrosa de plástico, varias cientos de piezas al día incluso.

Según la BBC, los tiburones ballena en el Mar de Cortés, en la península de Baja California, ingieren alrededor de 200 piezas de plástico por día, mientras que las ballenas en el mar Mediterráneo tragan alrededor de 2.000 partículas microplásticas por día.

Varias especies que se alimentan por filtración ya figuran en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como especies amenazadas a nivel mundial. La contaminación microplástica podría reducir aún más el número de su población, ya que estos animales viven muchos años y tienen pocos descendientes.

Fuente: http://www.lr21.com.uy, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here