[dropcap]E[/dropcap]l Heartland Institute puede acabar saliendo mal parado de esta filtración. Según señala The New York Times, algunos documentos filtrados parecen indicar que ha destinado fondos a influir en campañas políticas y esto es algo que tiene vetado por su estatus de organización no gubernamental.

El Heartland Institute, además, ha destinado 1,2 millones de dólares a la puesta en marcha desde 2009 del Nongovernmental International Panel on Climate Change (NIPCC), un grupo de escépticos liderados por Fred Singer y que tienen como nombre uno que emula el panel oficial de la ONU sobre el clima, Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC).

Quieren vetar la ciencia del clima en las escuelas de EEUU

Además, la filtración también pone al descubierto un memorando interno con los planes para impedir que la ciencia del clima sea enseñada en las escuelas de EEUU, poniendo al descubierto los planes para crear un frente de disputa similar al del intento de imponer el creacionismo en las aulas estadounidenses.

De hecho, el Heartland Institute está dispuesto a desarrollar la tarea y para ello ha presupuestado este año más de 200 mil dólares para elaborar una propuesta de currículo escolar anticlimático que podría proporcionar a las escuelas para que fuera impartido.

En este sentido uno de los documentos filtrados asegura lo siguiente:
[quote]“El esfuerzo se enfocará en proveer de un curriculum que muestre el tema del cambio climático como controvertido e incierto – dos puntos claves que son efectivos para disuadir a los maestros que enseñen ciencia”.[/quote]

La revancha tras el “Climategate”

Los documentos de Heartland muestran que el Instituto hace proselitismo contra la mitigación de daño climático responsable, y después usa esto para conseguir dinero de compañías petroleras y “otras corporación cuyos intereses son amenazados por políticas climáticas”.

Hace tres años, el robo de los correos electrónicos de uno de los centros más importantes en el estudio del clima, la Unidad de Investigación del Clima de la Universidad de East Anglia (Gran Bretaña), fue utilizado para acusar a los científicos de no ser rigurosos en el estudio del cambio climático. Aquella resultó ser una campaña sin fundamento, pues sucesivas investigaciones demostraron que no había nada raro en el asunto y que los expertos de East Anglia habían trabajado en todo momento con total corrección y honestidad.

En esta campaña de guerra sucia los científicos que discutían sobre el tema del clima fueron citados fuera de contexto para hacerle creer al mundo que todo el calentamiento global era un fraude. Casualmente fue el mismo Instituto Heartland quien estuvo muy involucrado en el climategate.

A raíz del Climategate el instituto Heartland dijo:

[quote]“La liberación de estos documentos crea una oportunidad para que los reporteros, académicos, políticos y otros que se basan fuertemente en el IPCC para formar sus opiniones sobre el calentamiento global se detengan y reconsideren su posición. Los expertos en quienes confiaban y a quienes citaban en el pasado podrían haber sido atrapados con las manos en la masa conspirando para ocultar datos, ocultar tendencias de temperatura que contradicen sus predicciones, y mantener a los críticos sin aparecer en diarios científicos. Esta es evidencia nueva y real que deberían examinar y entonces comentar sobre ésta públicamente”.[/quote]

Nada de esto era verdad, pero muestra la hipocresía del Instituto Heartland, al criticar algo que ellos evidentemente hacen. Además de esto, Heartland acostumbra afirmar que los científicos que no están convencidos del cambio climático son dejados fuera de las publicaciones importantes, pero otra pieza de información filtrada dice lo siguiente:

[quote]“Esfuerzos en lugares como Forbes son especialmente importantes ahora que han comenzado a permitir que científicos clímáticos con un alto perfil (como [Peter] Gleick) publiquen ensayos sobre el calentamiento que contradicen los nuestros. Esta audiencia influencial usualmente ha sido confiable y anti-clima y es importante mantener las voces opositoras fuera [de estos medios]“.[/quote]

Ahora, tres años después, la sociedad ya sabe quién anima las campañas contra la ciencia del clima, y quién las paga.

Links donde podemos ver parte de los documentos filtrados

http://www.desmogblog.com/heartland-insider-exposes-institute-s-budget-and-strategy
www.desmogblog.com/sites/beta.desmogblog.com/files/%281-15-2012%29%202012%20Fundraising%20Plan.pdf

Fuente: Diario El Mundo, http://tecnocapsulas.com, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here