La rumorología no respeta razas ni especies. Este fin de semana desde artistas y pseudo ecologistas hasta políticos hambrientos por recuperar seguidores en las redes sociales se extendió la “noticia” del estado de gravedad de la elefanta Ruperta sin dar suficientes detalles o mostrar un verdadero interés por la vida del animal. Muchos medios tampoco se preocuparon por visibilizar el esfuerzo realizado por ambientalistas que desde hace años protegen a los animales del zoológico de Caricuao.

No, la “noticia” era solo el amarillismo de un titular bien condimentado que encontró resonancia en las redes del odio… o sociales, como usted prefiera. En este artículo les presentamos un resumen informativo que esperamos esté más ceñido a la realidad y sea respetuoso con la protagonista de la información, de nuevo, NO… NO es la farándula ni la política, es RUPERTA la elefanta del Zoológico de Caricuao.

Situación delicada

Ruperta, el ejemplar elefante de origen africano (Loxodonta africana) que se encuentra en las instalaciones del Zoológico de Caricuao, ubicado en Caracas, presentó el día jueves (23/3/2017) un cuadro atípico (una caída) a consecuencia de un resbalón en el área de manejo.

Debido al hecho se conformó un equipo especializado para atender el animal, conformado por médicos veterinarios del Instituto Nacional de Parques (Inparques), Cuerpo de Bomberos Forestales y la Fundación Nacional de Parques Zoológicos y Acuarios (Funpza), que hicieron la respectiva evaluación y diagnosticaron que el desliz de la elefanta fue producto de la pérdida de equilibrio.

En ese sentido, la Fundación Barrio Nuevo Barrio Tricolor e Hidrocapital prestaron apoyo con grúas telescópicas topo picman de 25 y 35 toneladas de capacidad, las cuales ejecutaron el levantamiento del paquidermo. Asimismo, Erick Lenarduzzi Coordinador del Parque Zoológico de Caricuao, informó que en el lugar del accidente se le tomó muestra de sangre y además se le suministro tratamiento a base de vitaminas y minerales e hidratación oral y por vía intravenoso.

Las solicitudes de los ambientalistas también deben ser escuchadas.

Estricta vigilancia

Posterior a ello, Ruperta se mantuvo en estricta vigilancia por 24 horas durante las cuales el ejemplar desarrolló mejorías al ingerir alimentos de su dieta e hidratación diaria. “A estas horas de la tarde nuestra elefanta se mantiene en observación y sin novedad, sin embargo, estará en vigilancia por 7 días durante las 24 horas del día”, expresó.

Los elefantes pueden vivir de forma silvestre hasta los 60 años y unos 65 a 70 en cautiverio. Ruperta tiene 46 años de edad y llegó al Zoológico de Caricuao a los 6 años en plena inauguración del parque el 31 de julio de 1977. La paquidermo ya es un ejemplar que se puede considerar en estado de senilidad por la edad.

Los elefantes poseen una dieta alimenticia a base de verduras, vegetales y frutos tales como: zanahorias, auyamas, acelga, piña, lechuga, papaya, cambur, jojoto, espinaca, guayaba, pasto al libitum, bambú y alimentos concentrados.

La otra versión

La periodista Mildred Manrique, corresponsal del portal 800 noticias aseguró luego de una visita que realizó este fin de semana al zoo de Caricuao lo siguiente:

“Todos los animales de este zoológico los observé alimentándose en esta ocasión, los monos  con sus crías jugando y haciendo travesuras, fue una experiencia maravillosa ver tan de cerca esta fauna”.

“Ruperta en ese momento estaba en su área de exhibición normal y de pie, recuperándose, consumiendo zanahorias y heno (pasto fresco) como parte de su dieta, ya que desde la semana pasada está presentando un cuadro diarreico que le ocasionó la deshidratación y debilidad, por ello, ha perdido peso de forma considerable y acelerada. Sin embargo, se pudo conocer que la elefante ha tenido varios problemas de salud desde hace dos años, por su estado senil, y ha sufrido algunas caídas que a la larga han comprometido sus órganos por el impacto”.

“Ruperta está pesando unas 4 toneladas aproximadamente. El peso normal de un elefante africano es de 5 toneladas en las hembras hasta 7 toneladas, mayormente en los machos. El personal del Instituto Nacional de Parques (Inparques) y médicos veterinarios la mantienen en vigilancia permanente y cuidados especiales, tras su cuadro diarreico y una caída que sufrió el jueves 23 de marzo, debido al cuadro viral que la debilitó. No obstante, los exámenes de sangre descartaron problemas bacteriológicos. La elefante mantiene una dieta de hidratación, zanahorias, auyama y pasto, hasta el momento. Recientemente se reportó el fallecimiento de dos pumas a causa de un colapso pulmonar por una riña durante un día de exhibición”. (La comunicadora destacó además que el zoo de Caricuao presenta deterioro de infraestructura y también falta de personal).

Denuncias y activismo

Por su parte la representante del Sindicato de Inparques, Marlene Sifontes denunció que Ruperta estaba con diarrea ya que tenía varios días solo consumiendo auyama “porque no habían surtido de alimentos el zoológico”. La vocero asegura que el zoológico presenta fallas graves de atención.

Ambientalistas de Caricuao quienes han venido realizando denuncias sobre el déficit alimenticio de los animales en cautiverio de ese parque, se apersonaron este fin de semana al Zoológico con donaciones de comida para Ruperta, quien debe consumir 150 kilogramos de alimentos diarios, como auyama, zanahoria, lechosa, cambur, naranja, piña, acelga y pasto.

Personas que se han acercado con donativos denuncian que el coordinador del zoológico, Erick Lenarduzzi, rechazó los alimentos para la elefanta, alegando “razones de seguridad”. No obstante, este domingo, un grupo de vecinos fueron atendidos por personal del parque para hablar sobre el caso de Ruperta.

DATOS Y FOTOS| Así vio el equipo de 800Noticias a la elefante “Ruperta” en el zoológico de Caricuao

Fuente: Yuliana Pacheco / Prensa Minea, Fotografía / Jorge Cubero, http://800noticias.com, Agencias

Desde nuestra experiencia

Para concluir, desde la experiencia obtenida por +Verde Periódico Ecológico en el Zoológico Las Delicias de Maracay, no es una locura -al menos por el momento- rechazar las donaciones de comida para Ruperta de parte de la directiva del Zoo de Caricuao, ya que lamentablemente en Venezuela se asesinan animales en los zoológicos por diversión o por intereses oscuros, siendo el alimento envenenado u objetos plásticos disfrazados de comida los principales causantes de los decesos.

Queda de parte de la colectividad y las organizaciones ambientalistas hacerle un seguimiento al caso y velar porque Ruperta continúe recibiendo una alimentación adecuada y logre superar el delicado cuadro de salud que padece en la actualidad.

En estos casos debemos ponernos la mano en el corazón y revisar a conciencia la información. Consultar a los activistas que tienen años trabajando por los animales del zoológico que generalmente son las mismas personas de la comunidad de Caricuao y presionar para que las autoridades reporten periódicamente cuál es el estatus de la población que habita el zoo, además de ir personalmente y observar que está pasando realmente, de lo contrario solo beneficiaremos a factores a los que no le importa en lo absoluto la vida en cualquiera de sus expresiones.

1 Comentario

  1. Estoy de acuerdo que la responsabilidad obliga a ser muy cuidadoso cuando se recibe comida para la alimentación de animales. Sin embargo el caso de la muerte del elefante del zoológico de Maracay fue un vulgar descuido ,incompetencia,y corrupción del director de imparques en esa fecha. Creo que es una OBLIGACION del zoológico de Caricuao dar partes semanales sobre Ruperta, y sobre las condiciones. De otros animales, asi como mejoras, eventos y actividades dentro del parque. Despues de todo, los a,imales son apoliticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here