160 views 0 comments

La agenda política ambiental en Latinoamérica va de lo sublime a lo ineficaz, nada trascendental

by on 4 Diciembre, 2012
 

[dropcap]B[/dropcap]asta hacer un recorrido por las capitales desde el Cono Sur hasta México, pasando por el Caribe, y solo en relación al tema del manejo de la basura uno se da cuenta cómo los protagonistas políticos prácticamente ignoran la magnitud del grave problema generado.

Producto de la proliferación de vertederos inadecuados y los niveles de contaminación a los ecosistemas que estamos provocando, el daño patrimonial a nuestra biodiversidad es realmente preocupante.

La mayoría de los dignatarios en Latinoamérica, muchos de ellos con años en el poder, no han construido un verdadero relleno sanitario. Con infraestructura e ingeniería para aprovechar los recursos que la “basura” genera y nada de estrategias orientadas hacia la educación ambiental, generación de desechos y mucho menos políticas de reutilización y reciclaje. Además la carencia de centros de acopio para desechos peligrosos como las bombillas ahorradoras, cargadas de mercurio.

En Latinoamérica solo se genera Basura. Para generar desechos es necesario la separación de lo orgánico y lo inorgánico, la clasificación adecuada según el origen del desecho para obtener residuos reciclables. Muchos de los países latinoamericanos somos excesivamente consumistas, despilfarradores y banales, quizás producto de economías rentistas y Estados que subsidian para mantener en la ignorancia a sus electores. Esto nos hace grandes productores de basura.

Amigos lectores, en la actualidad no hay un gobierno en Latinoamérica que realmente este construyendo un legado para mejorar las principales problemáticas ambientales en su país. Sino preguntemos a los que viven en La Patagonia (Chile-Argentina), expuestos muchas veces a niveles de contaminación excesivos y a la arremetida de la depredación transnacional. A los que habitan a un lado del Riachuelo y su gran contaminación en Buenos Aires.

A los que necesitan de la Cuenca del río Uruguay contaminada por vertidos tóxicos.  A los que ya no se pueden bañar en el contaminado lago paraguayo Ypacaraí. A los animales y aborígenes desplazados o asesinados en el Gran Chaco o en la Amazonía. A quienes sobreviven por los recursos del río Pilcomayo, victima de dragados y contaminación minera.

Preguntemos pues, a los que ahora sufren por la contaminación del Lago Titicaca, por el descuido de Bolivia y Perú; a las victimas de la minería ilegal en Madre de Díos (Perú), a los que Chevron no quiere indemnizar por contaminar su amada selva en Ecuador. A quienes día a día entregan su vida en defensa de la amazonía y Brasil los enfrenta a un Código Forestal irreverente y lo que representa la represa “Belo Monte”, favoreciendo a empresarios.

A los que viven en Bogotá que impotentes soportan la contaminación de su río y el maltrato a sus humedales. A los que nada pueden hacer frente a la deforestación causada a las selvas colombianas por la minería y el narcotráfico. A los Corales marinos que se extinguen en las islas del Rosario en Cartagena de Indias.

A los habitantes del Lago de Maracaibo que carecen de plantas de tratamiento para aguas residuales y contemplan impotentes cada año como su estuario va de verde (por la Lemna) a negro (por fugas de petróleo). A los vecinos que sufren por desbordes y contaminación en el Lago de Valencia y el río Guaire en Caracas. A la biodiversidad deteriorada por el petróleo en el río Guarapiche. A los animales y las últimas etnias en el Amazonas venezolano, asesinados por los garimpeiros.

Atrás no se quedan los deforestados manglares en Panamá, Costa Rica Y Nicaragua. Al contaminado y erosionado arrecife de coral mesoamericano. Preguntemos a los haitianos y dominicanos por su deforestación y contaminación de playas y ríos. A todas las Antillas por el blanqueamiento y destrucción de sus corales, sin que la industria hotelera y turística asuma responsabilidades.

A las cientos de especies afectadas y quizás miles de muertas que aun genera el mayor desastre ambiental del siglo XXI; el derrame de petróleo en el Golfo de México, ocasionado por la British Petroleum, a quienes por cierto, luego de demostrar ineficacia son contratados por la empresa petrolera del Estado mexicano como asesores.

Para no ser injustos es digno reconocer los esfuerzos que quizás miles de gobiernos municipales han desarrollado para enfrentar los problemas ambientales. Pero la mayoría sin apoyo o trabajo conjunto con los organismos del Estado. Cometiendo el error de no darle participación a las Organizaciones No Gubernamentales o Fundaciones Ambientalistas, Ecologistas y Conservacionistas, quienes han sido los verdaderos apóstoles de esta cruzada.

Reconocimiento a la Antilla Mayor. A los científicos cubanos y sus esfuerzos por desarrollar el Corredor Biológico en el Caribe, y que a pesar de la falta de recursos obligado por un “desfasado” bloqueo económico que les niega tecnología necesaria para proteger la biodiversidad de nuestro mar Caribe. Irónicamente están a la vanguardia.

Algo que no debemos dejar a un lado en esta reflexión, es la complicidad o permisividad de los gobiernos para con la transnacional Monsanto. Poco a poco la comercialización transgénica esta penetrando los cimientos de la ignorancia gubernamental. Monsanto que como “Mercenario” hace de Latinoamérica “su patio trasero” su “vertedero” y nuestros gobernantes nadan dicen al respecto.

Cumbres, Reuniones, Encuentros van y vienen sin lograr resultados o compromisos vinculantes. La OEA, el ALBA, CARICOM, Mercosur y las Cumbres en Río de Janeiro; entonces uno se da cuenta que sí están informados de lo que pasa y nada parece llamar la atención a los jefes de Estado ante el inminente deterioro, que quizás en muchos casos irreversible en nuestra biodiversidad.

Seguramente los detractores naturales en cada caso defenderán o cuestionaran estos argumentos. Como ciudadano de las Américas, ejerciendo mi derecho solo pido en nombre de los que no tienen voz. Demuestren con obras y políticas públicas adecuadas que estamos equivocados.

Fuente: Gustavo Carrasquel / ANCA 24

Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 

Leave a Response