Japón: Confirman el segundo caso de un chimpancé nacido con Síndrome de Down

0
3

Científicos japoneses han documentado el segundo caso conocido de un chimpancé nacido con una condición genética similar al síndrome de Down en los seres humanos. Kanako, de 24 años y nacida en cautiverio, sufre de una anomalía cromosómica conocida como trisomía 22.

Dicha anomalía es comparable al síndrome de Down, ya que ambas implican una tercera copia adicional de uno de los cromosomas: las células humanas contienen 23 pares de cromosomas, haciendo un total de 46. Las personas con síndrome de Down tienen una tercera copia del cromosoma 21, por lo tanto, se conoce como trisomía 21. Los simios normalmente tienen 24 pares de cromosomas, con un total de 48. Sin embargo, Kanako tiene tres copias del cromosoma 22 en lugar de solo dos.

 photo japonconfirmanelsegundocasodeunchimpance3.jpeg

Diversos problemas físicos

La enfermedad de Kanako salió a la luz después de un examen físico rutinario realizado en 2014. Después de que los veterinarios observaran algunas anormalidades, el simio recibió en ecocardiograma que reveló que sufría un defecto en la pared que separa las dos cámaras superiores del corazón. Esto les instigó a realizar un examen cromosómico, que reveló que tenía una tercera copia del cromosoma 22.

El chimpancé ha tenido un retraso en su crecimiento, tiene una patología cardíaca congénita, los dientes poco desarrollados y problemas de vista (tiene cataratas y estrabismo). Dado a que se sabe muy poco acerca de la condición cromosómica de los chimpancés, los investigadores afirman que no es posible saber si estos síntomas son causados por esta dolencia o por otras causas.

“La falta de anormalidades que se observaron en su día a día cuando solo tenía un año, a excepción de la actividad neonatal y unas extremidades flácidas, sugiere que no hubo un retraso severo en su desarrollo de la conducta”, afirma Satoshi Hirata, investigador principal.

 photo japonconfirmanelsegundocasodeunchimpance2.jpeg

Un caso poco común

Kanako está mantenida a parte de otros chimpancés ya que los expertos temen que actúe de forma agresiva hacia ella. Sin embargo, hay un ejemplar llamado Romano que ha sido especialmente tranquilo y agradable con Kanako desde que eran pequeños, y es el único chimpancé con el que tiene contacto.

El único otro caso confirmado de trisomía 22 en un chimpancé se documentó en 1969; como la condición es tan extraña, los investigadores todavía no están seguros de a cuántos ejemplares afectaría si la población de chimpancés fuera más amplia.

“Es difícil estimar la probabilidad de calcularlo en una población tan pequeña, pero teniendo en cuenta que han nacido cerca de 500 chimpancés en cautiverio en Japón, la probabilidad de que esto ocurra puede ser comparable a la trisomía 21 en los seres humanos, que suele producirse en un caso de cada 600 nacimientos”, afirma el mismo experto.

Fuente: http://lavozdelmuro.net, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here