Un parque nacional de Indonesia está avocado a la tarea de rescatar a la tortuga carey de la extinción.

La amenaza proviene no solamente de los enemigos naturales, los lagartos que devoran sus huevos, sino también de los turistas extranjeros que vienen a comérselas o a llevárselas como souvenir.

A esto se le suma, que la región, conocida como Mil Islas, es una importante zona turística ubicada a solo una hora de la capital y padece los efectos negativos de todos los asentamientos populosos humanos. La basura arrojada en las playas termina en el estómago de algunas tortugas.

Fuente: BBC Mundo, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here