222 views 0 comments

Foto verde: Madre solo hay una

by on 6 Mayo, 2011
 

La madre elefante da a luz a los bebés más grandes en la tierra (un promedio de 90 kilogramos). Las madres elefante se merecen un premio para soportar un embarazo de 22 meses. Las crías nacen ciegas, y por esta razón dependen de la manada para movilizarse y descubrir su entorno. Incluso las abuelas, hermanas, tías y hasta primas participan y colaboran en su crianza.


El par de madre-cachorro es un vínculo social, extremadamente importante, para la nutria marina, porque la hembra es enteramente responsable del cuidado del cachorro. El macho no se involucra, en nada, de la crianza. La hembra enseña la mayoría del comportamiento que es esencial para el cachorro, tal como forrajear, bucear y arreglarse. E incluso ante el peligro que implican los cazadores humanos, la madre nutria es capaz de sacrificarse para proteger a sus cachorros.


Una vez que nacen los pequeños koalas pasan alrededor de seis meses dentro de la bolsa de su madre, alimentándose de leche y esperando que se terminen de formar sus ojos, oídos y piel.


Los cocodrilos hembra tienen uno de los embarazos mas “verdes” de la naturaleza. Su cálido nido esta compuesto por vegetación en descomposición (compost) y por esta razón no necesita sentarse sobre sus huevos para calentarlos. Los científicos han utilizado termómetros especiales para supervisar el período de incubación de estos nidos y han descubierto que el calor no solo eclosiona los huevos a termino. Si la temperatura es inferior a 31 grados nacerá una hembra, pero si esta supera los 32 grados nacerá un macho. Una vez que los bebés nacen, las madres los llevan dentro de su boca para protegerlos durante sus primeros años de vida.


La madre del perro de la calle es abnegada, compasiva y se entrega por completo a sus cachorros. Viven en las condiciones más extremas que pueda conceder el abandono y sin embargo hacen lo imposible por brindarle una oportunidad a sus hijos, muchas mueren atropelladas en las calles tratando de conseguirles comida enfrentando a diario el maltrato y el abuso humano.


En 2008 estas imágenes le dieron la vuelta al mundo, la gorila Gana llevó en brazos y a cuestas el cadáver de su hijo Claudio, que murió de forma inesperada al parecer por un defecto cardiaco congénito. Visitantes y trabajadores asistieron atónitos a la reaccion de la madre gorila, que durante horas se negó a aceptar la muerte de su pequeño. Los gorilas mantienen un fuerte vínculo con sus semejantes. Como otros primates con una estructura social desarrollada, los gorilas acusan la muerte de sus compañeros y muestran su tristeza, una emoción que no es exclusiva de los humanos.


Las osas polares preñadas buscan refugio durante el invierno (aunque no hibernan), dando a luz una o dos crías en un refugio excavado en el hielo. Las madres no comen nada durante este periodo, sino que viven de la grasa que han acumulado en su cuerpo durante el invierno, mientras que los cachorros se alimentan de la leche materna. Esto ocasiona en las madres una fuerte pérdida de peso, que deben recuperar durante el verano.


La paciencia es una virtud, sobre todo cuando se trata de ser una madre guepardo. En un momento dado, las hembras suelen tener de cuatro a seis cachorros que cuidar, pero estos niños no nacen con el instinto de supervivencia. Es la madre la que tendrá que enseñarles a buscar presas para alimentarse, evitar a otros depredadores, y esta formación puede durar casi dos años. Una vez que los cachorros aprenden a valerse por sí mismos, la madre se alejará para iniciar una nueva familia, mientras sus hijos seguirán componiendo un grupo.


El Cálao es un ave tropical de gran pico que vive en la isla Indonesia de Sulawesi. Sus nidos los hace utilizando agujeros en arboles. Sus huevos son el alimento favorito de los lagartos, de modo que para luchar contra estos depredadores, la cálaos reducen la entrada a sus nidos con un sellador especial: sus propias heces. Las mamá cálao permanecerá en su agujero durante el período de incubación de 2 meses, soportando el olor y sin alimento.


Una vez preñadas, las madres de elefante marino comienzan a alimentarse en forma abundante durante todos los días del período de 11 meses de gestación. Dan a luz una única cría de color negro y unos 35 kg de peso, que pronto aprende a distinguir la llamada característica de su madre entre todas las hembras de la playa. Durante aproximadamente un mes, las hembras amamantan a sus crías con una leche tan grasa que les hace engordar a razón de hasta 4,5 kg al día. La madre no se alimenta durante este tiempo, por lo que al final del periodo puede haber perdido más de 130 kg.


Cuando se trata de tener hijos el pulpo hembra no pierde el tiempo y deposita mas de 50.000 huevos. Se tarda unos 40 días para que los huevos se desarrollan antes de la eclosión, y la madre permanece cerca de ellos todo el tiempo, protegiéndolos de los depredadores, mientras que “sopla” suavemente corrientes de agua sobre ellos para suministrarles oxígeno. Esta función le impide capturar presas para alimentarse, de modo que la mama pulpo poco después que los huevos eclosionan en la mayoría de los casos muere.

Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 

Leave a Response