45 views 0 comments

El Rey tiene pesadillas

by on 29 diciembre, 2011
 

Por Lenin Cardozo*

Ya es del conocimiento público, que el Rey Juan Carlos tiene serios problemas para conciliar un sueño reparador. Sus más allegados piensan que probablemente sufre del llamado síndrome “culpa mortis animalus” (remordimiento por matar animales por placer).

Esta lamentable situación para el Rey viene desde que leyó, sobre ciertas filosofías amerindias que señalan que al morir todos aquellos que han matado animales por placer, las almas de esas víctimas lo esperaran y lo arrastraran hasta las llamadas cuevas de las lamentaciones. Quienes son llevados a esas cuevas, vivirán sin el eterno descanso y solo los acompañan las lamentaciones de quienes fueron martirizados.

Al parecer el remordimiento de Juan es muy grande, porque desde hace rato perdió la cuenta de los animales que ha matado.

Todos los días se matan animales silvestres y la población de nuestra fauna está disminuyendo drásticamente por la acción de cazadores furtivos y/o “deportivos”. La fauna silvestre se encuentra a expensas de personas que matan por el simple placer de probar su puntería.

Según Pacma cuando se mata por diversión se está anteponiendo el interés de un individuo en practicar un deporte al interés de otro individuo en conservar su vida. Millones de animales son víctimas cada año y cientos de miles quedan heridos y desvalidos, para fallecer posteriormente de forma agónica por esta terrible practica.

Matar animales indefensos por simple placer, en nada está asociado a lo que significaba el sentido de supervivencia del otrora cazador primitivo. En el presente este seudo “deporte”, es una cruel actividad cuyo objetivo no es otro que matar por diversión. También es responsable de la extinción de especies en nuestros bosques o llanuras, precisamente aquellas especies que serian, en caso de existir, los depredadores naturales de los venados, jabalíes, conejos, etc.

Cazan con la excusa legal del control de población. Piensan que hacen el papel de depredadores naturales y mantienen el equilibrio del ecosistema. Pero la realidad es que una violación de los derechos de los animales, responsable de la muerte de miles de ejemplares salvajes cada año.

Esta práctica es una amenaza para las especies autóctonas y migratorias, responsable de la extinción, hibridación y endogamia de esos animales, además de la contaminación por plomo (plumbismo) de humedales y espacios naturales provocadas por la munición.

El plumbismo es el fenómeno de envenenamiento que se produce al ingerir las aves los perdigones de plomo que proceden de los cartuchos utilizados por los cazadores. Las aves los ingieren confundiéndolos con las piedrecitas que les ayudan a digerir el alimento. Estos perdigones quedan retenidos en la molleja del ave, que es el lugar donde se produce la molturación o trituración de la comida. El plomo se desgasta o se disuelve en los jugos gástricos absorbiéndose una cierta cantidad por el organismo… a los pocos días aparecen los primeros síntomas, problemas digestivos y neuronales, que provocan diarreas y pérdida de equilibrio. Muchas de estas aves mueren en poco tiempo escondidas entre la vegetación.

En fìn, es un problema ético que tiene a un Rey con pesadillas. Juan Carlos pide perdón a todos esos seres que has matado por diversión, quizás así puedas recobrar tus últimos sueños y cuando llegue tu hora, el descanso eterno.

http://lenincardozo.blogspot.com

Sobre el autor: Lenin Cardozo (1960) Ambientalista venezolano. Director Ejecutivo de los noticieros ambientalistas Canal Azul 24 (www.canalazul24.com), Blue channel 24 (www.bluechannel24.com) y ANCA24 Agencia de noticias ambientales para las Americas. Fundador de la ONG venezolana AZUL Ambientalistas (www.azulambientalistas.org).