“El Chichón” que provocó en 1987 un gran cambio climático en el planeta

0
41

La Tierra experimentó un cambio climático global a finales de 1980 en una escala sin precedentes, impulsada por el calentamiento antropogénico y una erupción volcánica. Un nuevo estudio determina que un cambio fundamental en los sistemas biofísicos de la Tierra, desde la alta atmósfera a las profundidades del océano y desde el Ártico hasta la Antártida, se centró en torno a 1987 y fue provocado por la erupción del volcán El Chichón en México, cinco años antes.

Publicado en Global Change Biology, el estudio documenta un conjunto de eventos asociados causados por este cambio, desde un 60% de aumento en el caudal invernal de los ríos que desembocan en el Mar Báltico, a un aumento del 400% en la duración media de los incendios forestales en el oeste de Estados Unidos. También se sugiere que el cambio climático no es un proceso gradual, sino que está sujeto a incrementos repentinos, y que el cambio de finales de la década de los 80 representa el más grande estimado en los últimos 1.000 años.

 photo volcanelchichon2.jpg

Sistemas biológicos afectados

Philip C. Reid, profesor de Oceanografía del Instituto Marino de la Universidad de Plymouth, es el autor principal del informe. “Demostramos, a partir de 72 largas series de tiempo, que un importante cambio tuvo lugar en el mundo en torno a 1987 y que implicó un cambio de paso en una amplia gama de sistemas de la Tierra”, dijo el profesor Reid.

“Nuestro trabajo contradice la visión de que las grandes erupciones volcánicas solo conducen a un enfriamiento del mundo. En el caso del cambio que documentamos, parece como si el calentamiento global alcanzase un punto de inflexión en el enfriamiento que sigue a estas erupciones, rebotando con un rápido aumento de la temperatura en un tiempo muy corto. La velocidad de este cambio ha tenido un efecto pronunciado en muchos sistemas biológicos, físicos y químicos en todo el mundo, y que especialmente es evidente en la zona templada y el Ártico en Alaska”.

En el transcurso de tres años, los científicos – recurriendo a una gama de modelos climáticos, utilizando los datos de casi 6.500 estaciones meteorológicas, consultoría científica y estudios alrededor del mundo – encontraron evidencia del cambio a través de una amplia gama de indicadores biofísicos, tales como la temperatura y la salinidad de los océanos, el nivel de pH de los ríos, el calendario de eventos de la Tierra, incluyendo el comportamiento de las plantas y los pájaros, la cantidad de hielo y nieve en la criosfera (el mundo congelado), y los cambios de velocidad del viento.

 photo volcanelchichon3.jpg

Señales inequívocas

Detectaron un marcado descenso en la tasa de crecimiento de CO2 en la atmósfera después del cambio de paso, coincidiendo con un aumento repentino bajo la superficie y en el sumidero oceánico, así como nueva vegetación en áreas previamente cubiertas por el hielo polar y nieve.

Encontraron que la temporización anual del cambio se había movido a escala regional por todo el mundo de oeste a este, empezando por América del Sur en 1984, América del Norte (1985), Atlántico Norte (1986), Europa (1987), y Asia (1988).

Estas fechas coinciden con cambios significativos en las fechas de floración de los cerezos alrededor de la Tierra –en Washington DC, Suiza y Japón–, y coincidieron con la primera evidencia de la extinción de anfibios vinculada al calentamiento global, como la rana arlequín y el sapo dorado de América Central y del Sur.

Fuente: http://www.diariocritico.com, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here