El vertido tóxico provocado por un accidente en Hungría ya ha comenzado a afectar a las aguas del río Danubio, volviéndolas tóxicas. El ecosistema está siendo contaminado por el llamado ‘barro rojo’ y ya han aparecido los primeros peces muertos contaminados por el vertido, que ha provocado la muerte de cuatro personas y decenas de heridos.

El jefe regional de los servicios anticatástrofe, Tibor Dobson, ha alertado de los sucedido confirmando así los temores de los expertos, que habían alertado de la peligrosidad de que el vertido llegara a aguas del Danubio.

“Los peces muertos han sido observados en la ribera del Raab [afluente] dirigiéndose hacia el Danubio. No han resistido un PH de 9,1”, ha comentado Dobson.

El segundo río más grande de Europa en peligro

El lodo rojo, producido por un accidente industrial y que ha afectado los condados de Veszprem, Gyor-Moson-Sopron y Vas, amenaza a todo el ecosistema del río más grande del país y el segundo de Europa.

Porque el río llega a Croacia a unos 155 kilómetros al sur de la capital húngara, luego va a través de Serbia, Bulgaria, Moldavia, Ucrania y Rumania antes de llegar al Mar Negro.

El componente dañino del vertido “es el hidróxido sódico (más conocido como soda cáustica), que se utiliza como base química para obtener el aluminio. Además, también pueden ser perjudiciales otros metales pesados, que podrían tener importancia en el desarrollo de alteraciones crónicas neurológicas o renales.

Rumanía, en alerta

El lodo tóxico, ya en el caudal del Danubio, podría llegar el sábado a la provincia rumana de Mehedinti, cuya capital toma el agua de este cauce para el consumo humano. Florin Albei, director de la Prefectura de Mehedinti, ha indicado que el barro rojo podría alcanzar la localidad de Brazias, junto al Danubio, aunque ha confiado en que el lodo se disuelva antes.

En cualquier caso, las autoridades han previsto ya la posibilidad de cortar el suministro de agua a Dobreta Turnu Severin, la ciudad de 100.000 habitantes que es capital de esa provincia y que bebe del Danubio. “El mayor daño sería para los peces, para la fauna y la flora de la zona”, ha dicho Albei.

La compañía propietaria de la fábrica de aluminio, Hungarian Aluminium Production and Trade Company, estudia si la causa del accidente fue un error humano, aparte de un aumento de la cantidad de líquidos en la balsa por las lluvias recientes. Las autoridades han ordenado a la empresa que detenga la producción de aluminio.

Fuentes: BBC Mundo, El País, EFE, Reuters, AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here