El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció este viernes que detuvo la decisión de permitir importaciones de partes de cuerpos de elefantes cazados en Zimbabwe y Zambia, una medida por la cual recibió numerosas críticas de legisladores y grupos ambientalistas.

“Puse en espera la decisión de los trofeos de caza de grandes animales hasta que revise todos los datos de conservación”, escribió el mandatario republicano esta noche en su cuenta de Twitter, y dijo que actualizará el tema con su secretario de Interior, Ryan Zinke.

Revisando la decisión

‘El presidente Trump y yo hemos hablado y ambos creemos que la conservación y las manadas sanas son fundamentales’, confirmó luego el titular en un comunicado. “Como resultado, de una manera que cumpla con todas las leyes, normas y reglamentos aplicables, la emisión de permisos se suspende a medida que se revisa la decisión”, indicó en el texto.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre anunció esta semana que autorizaría nuevamente la entrada a Estados Unidos de partes de cuerpos de elefantes y otros animales cazados legalmente en Zambia y Zimbabwe, algo que se prohibió en 2014, bajo la administración de Barack Obama (2009-2017).

Para justificar la controvertida decisión, la autoridad aseguró que el dinero gastado por los cazadores puede servir para la conservación, y que las cacerías, en lugar de agotar la población de elefantes, “mejorará la supervivencia de la especie en la naturaleza”.

Absurda justificación

La caza deportiva legal y bien regulada ‘puede beneficiar la conservación de ciertas especies al proporcionar incentivos a las comunidades locales para conservar la especie y volver a invertir los ingresos tan necesarios’, argumentó el servicio federal. Pero muchas voces críticas no estuvieron de acuerdo con ese tipo de argumentos, que tildaron de absurdo, sobre todo en medio del contexto político actual que vive Zimbabwe.

El presidente de la organización de defensa de los animales Humane Society, Wayne Pacelle, advirtió en un artículo que la población de elefantes de ese país disminuyó un seis por ciento desde 2001 y la evidencia muestra que la caza furtiva ha aumentado en los lugares donde se permite la caza de trofeos.

Sobre Zambia, indicó que de una población de más de 200 mil paquidermos en 1972, se ha pasado a solo 21 mil en 2016, con el tráfico de marfil como la mayor amenaza para la supervivencia de la especie en ese territorio. En un correo electrónico citado por The Washington Post, Pacelle sostuvo que estaba ‘agradecido con el presidente por reevaluar las importaciones de trofeos de elefantes y leones. Este es el tipo de comercio que no necesitamos’.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here