Florida ha recibido este domingo al huracán Irma, que ha causado al menos 25 muertes a su paso por el Caribe, tras varios días de preparativos en los que su cambio de trayectoria parece haber librado a Miami de su fuerza más devastadora, que se centrará en la costa oeste del estado. Irma ha perdido fuerza en su camino a Florida y se sitúa en la categoría 2 de intensidad, pero esto podría variar en las próximas horas.

El huracán se ha cobrado ya las tres primeras víctimas mortales en Florida, estado que recibió esta madrugada el impacto del ojo del ciclón en los Cayos, el extremo sur de EE.UU., informaron hoy medios locales.

Un hombre murió ayer después de que la camioneta que conducía sufriera un accidente en el condado de Monroe, donde se encuentran los Cayos, después de perder el control del vehículo debido supuestamente a un golpe de viento.

Zona de desastre

Según medios locales, otras dos personas murieron esta mañana en un accidente en el condado de Hardee, en el interior de Florida, debido a las fuertes lluvias que provoca el huracán. La Patrulla de Carreteras de Florida indicó que se trató de un choque frontal cuando las condiciones meteorológicas comenzaban a deteriorarse debido al huracán, aunque todavía hay que investigar lo sucedido. Por este motivo, la agencia estatal insistió en la necesidad de que las personas eviten conducir bajo estas condiciones a menos que sea estrictamente necesario.

El viento provocó además la caída de una grúa sobre un edificio en construcción del centro de Miami, sin que se registraran heridos. El Servicio Nacional de Meteorología en Miami informó, en su cuenta de la red social Twitter, de que uno de sus empleados grabó el momento en el que la grúa cayó sobre el edificio, junto al mensaje original con las imágenes. El administrador general de la ciudad de Miami, Daniel Alfonso, indicó que nadie ha resultado herido en el incidente, ocurrido en una de las calles principales de la urbe, según el periódico The Washington Post.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró Florida zona de desastre este domingo. El mandatario ha accedido a la petición del gobernador de Florida, Rick Scott, que ha agradecido el apoyo “al cien por cien” de los esfuerzos. La declaración de desastre autoriza el cien por cien del reembolso federal durante 30 días en todas las medidas de protección de emergencia de los condados. Esta ayuda estatal incluye costes de centros de emergencias, refugios y otros gastos.

Trump ya había declarado ayer la situación de “gran desastre” en Puerto Rico y ordenó ayuda federal para la recuperación de la isla tras el paso del potente huracán Irma. En un comunicado, la Casa Blanca indicó que la ayuda federal “complementa los esfuerzos de recuperación locales en las áreas afectadas” por Irma.

Cubiertos por el huracán

La administración de la ciudad de Miami Beach, en el sureste del estado, informó en su cuenta de Twitter que debido a los vientos sostenidos extremos los equipos de rescate ya no son capaces de responder a las llamadas de emergencia. ‘Quédese dentro y manténgase a salvo hasta que la tormenta haya pasado’, recomendaron las autoridades locales a la población.

El tamaño de Irma, que abarca de 563 a 643 kilómetros, expone a toda la península de Florida a sus efectos. Los vientos de fuerza de huracán se extienden por 130 kilómetros desde el centro del sistema y los de tormenta tropical por 350 kilómetros, mucho más del ancho de Florida.

De acuerdo con meteorólogos, el área de Miami, con más de seis millones de habitantes, podría registrar vientos huracanados que llegarían a ser letales y olas de entre 1,2 y 1,8 metros. En tanto, la localidad de Fort Lauderdale, a 50 kilómetros al norte de Miami, sufrió ayer un tornado y las autoridades emitieron advertencias por este fenómeno en varios condados.

Las proyecciones indican que Irma podría entrar a la Bahía de Tampa el lunes por la mañana, lo cual lo convertiría en el primer gran huracán (de categoría tres o superior) en llegar a esa zona desde 1921.

Toque de queda

Las autoridades, que no han reparado en alertar de la fuerza devastadora del huracán, han ordenado la evacuación de más de cinco millones de personas de las zonas más vulnerables, especialmente en las costas del estado, donde se espera que la subida de las mareas que ocasionará el huracán Irma sea de hasta cinco metros en algunas zonas. Eso, unido a las copiosas lluvias que acompañan al huracán, provocará graves inundaciones en algunas zonas del litoral.

Sin embargo, desde hace días el éxodo hacia el norte y a otros estados vecinos ha sido multitudinario para evitar los embates del huracán, con miles de personas abandonando los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, los más populosos, desde que los pronósticos apuntaban a que serían el principal objetivo de Irma. Además de los floridenses, la orden de evacuación fue también emitida para unos 540.000 residentes de Georgia. 

Los que decidieron quedarse pese a las advertencias de las autoridades, pasaron días apuntalando árboles, tapiando ventanas con paneles de madera y poniendo sacos de tierra en puertas y garajes para protegerlos del viento y el agua. También son innumerables los comercios que tapiaron sus escaparates con planchas de madera para protegerlos, lo que unido al toque de queda de doce horas decretado por las autoridades y al éxodo masivo de sus habitantes dejó a Miami y su zona metropolitana con un extraño aspecto de ciudad fantasma.

2 millones de personas sin electricidad

La cifra de personas sin electricidad sigue aumentando. Dos millones de hogares están sin luz en el estado de Florida, según los últimos datos de la eléctrica Florida Power & Light. Miles de personas han buscado protección en las decenas de refugios abiertos por las autoridades para resguardar a quienes viven en zonas de riesgo y no han podido marcharse y en la costa oeste del estado se han visto largas colas de familias para acceder a ellos desde que se anunció que será la zona de mayor peligro.

El enorme tamaño de Irma no garantiza la seguridad a nadie en todo lo ancho del estado, que se encuentra en situación de alerta máxima hace días ante el peligro que suponen los vientos huracanados y fuertes lluvias que acompañan al fenómeno meteorológico.

Ya el sábado Irma había desatado fuertes tornados en el sur de Florida mientras su ojo se encontraba aún frente a las costas de Cuba y pese a que había perdido fuerza en su avance, sin que se sepa si ha ocasionado daños de consideración.

Fuente: La Vanguardia, El Mundo.es, RT, Prensa Latina, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here