Aunque milagrosamente no se han reportado muertes humanas hasta ahora como resultado de los numerosos incendios forestales que actualmente azotan el sur de California, lamentablemente, no se puede decir lo mismo de los animales.

Un caso en particular, terminó con casi 30 caballos trágicamente quemados hasta la muerte en Rancho Padilla en Sylmar, a pesar de los intentos heroicos de los oficiales de control de animales de evacuar tantos establos de caballos como fuese posible.

Más de 60 caballos, muchos de los cuales habían sido hospedados, vivían en el rancho momentos antes de que el fuego llegara a la propiedad. Tristemente, solo 15 Caballos sobrevivieron, incluido Rubén de 7 años, que tiene quemaduras en más del 65 por ciento de su cuerpo.

“Es horrible”, dijo Virginia Padilla, copropietaria del rancho, que no pudo confirmar la condición o el paradero de los otros caballos, aproximadamente más de 45, a KCBS a principios de esta semana. “No hay palabras”.

De acuerdo con el noticiero, Ruben es uno de más de 200 caballos y animales salvajes que actualmente reciben atención veterinaria en instalaciones especiales, incluido el Centro Equino Pierce College, que tiene dos docenas de puestos adicionales construidos para acomodar más animales, Hansen Dam Equestrian Center y el Centro Ecuestre de Los Ángeles.

Afortunadamente, se espera que Rubén se recupere por medio de antibióticos y analgésicos.

Fuente: http://worldanimalnews.com, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here