[dropcap]E[/dropcap]l presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que su país atraviesa el invierno más fuerte en los últimos 14 años y anunció un viaje a la provincia de Azuay para declararla en emergencia.

En Cuenca, capital azuaya, se registraron en las últimas horas intensas lluvias e inundaciones derivadas de las riadas, con saldo de dos personas muertas, con lo cual suman más de 20 el número de fallecidos en el país.

Miles de hectáreas de cultivos perdidas

Además, se reportó la destrucción total de cuatro viviendas y afectaciones en otras ocho, lo cual obligó a la evacuación de un centenar de personas en tres albergues.

El gobernador de la provincia de Azuay, Humberto Cordero, y el alcalde de Cuenca, Paúl Granda, recorrieron los sectores de Misitaca, Guzho, Huizhil, El Salado, El Arenal Alto, Baños, Tres Puentes, Río Tarqui, El Ejido y Barabón, inundados por el temporal.

[box_dark]Un balance preliminar señala que las lluvias registradas en el país desde enero pasado dejaron pérdidas en unas 34 mil hectáreas de cultivos, mientras se reportan afectaciones en otras nueve mil.[/box_dark]

Situación epidemiológica compleja

Santiago León, ministro coordinador de la Producción, señaló que las mayores afectaciones se reportan en la provincia de Los Ríos, seguida Guayas. León confirmó que se procederá a la entrega de módulos agrícolas de semillas, fertilizantes, entre otros insumos, para que los campesinos puedan reactivar la producción.

En estos momentos permanecen bajo Estado de Excepción seis provincias ecuatorianas y, según los pronósticos, abril es un mes de registros pluviales importantes, por lo que el impacto del temporal podría ser mayor.

Se teme, además, una situación epidemiológica compleja por la proliferación en estas condiciones climáticas del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del dengue, que ya ha ocasionado la muerte a dos niños en Ecuador en esta etapa invernal.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here