El crucero “Costa Concordia”, naufragado el pasado viernes, ya se ha desplazado nueve centímetros en su vertical y uno y medio en su horizontal, amenazando con deslizarse a un cavidad de 90 metros en la que quedaría sumergido a cerca de 150 metros de la costa.

Al “Costa “Concordia” continúa entrando agua por los 70 metros de apertura de su casco que, como un cuchillo, abrió la formación de rocas conocidas como la isla Scole, cuando trató de navegar sobre ellas a unos 500 metros de la isla de Giglio.

Contrarreloj

El jueves se prevé una fuerte marejada y hace temer a los más pesimistas que la nave, inclinada 30 grados sobre su lado derecho, pueda darse la vuelta y hundirse completamente con lo que acabaría toda esperanza de encontrar a alguien vivo atrapado en el barco.

Del banco de arena de 37 metros profundidad, el coloso del Mediterráneo podría resbalar hacia un depresión de 90 metros pronta a tragarse lo que resta del buque, una posibilidad que haría muy difícil la extracción de combustible 2.380 toneladas contenidas en 17 cisternas en la popa.

Se trata de una carrera contrarreloj para sacar el combustible, una operación que podría durar no menos de dos semanas. El ministro italiano de Medioambiente, Corrado Clini, ha pedido a la compañía Costa Cruceros que facilite mañana el plan previsto para vaciar el depósito y en diez días, el programa para sacar la nave del punto en el que se encuentra.

Evitar otro desastre ecológico

La compañía holandesa Smit, que reflotó el submarino nuclear ruso “Kusk” (hundido en agosto de 2000), pretende reflotar y salvar la nave para después remolcarla a un puerto todavía no anunciado.

Se trata de evitar un desastre ecológico cuya envergadura sería no solo para la isla de Giglio, sino para todo el archipiélago toscano. Y es que, según los expertos, si la recuperación del combustible se tiene que hacer bajo el agua, podría hablarse de un desastre ecológico.

La zona donde ocurrió la tragedia es muy rica en tesoros paisajísticos y naturales, y hasta sus aguas hospedan un santuario de cetáceos. El lugar del naufragio está protegido desde 1996 al estar dentro del Parque Nacional Archipiélago Toscano.

Fuente: EFE, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here