El presidente del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), José Gregorio Sottolano, informa que para medir el impacto del fenómeno El Niño 2015-2016 sobre Venezuela, es necesario esperar que termine el evento.

“Actualmente, lo que acentúa en mayor grado los impactos de ‘El Niño’, es que venimos de años anteriores con déficit de precipitaciones”.

 El titular del Inameh, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo y Aguas (Minea), afirma que los modelos indican que “El Niño” 2015-2016 será de categoría fuerte. Históricamente, en los años 1972-1974 a nivel mundial se sufrió una sequía centenaria; en 1982-1983 el impacto en Venezuela fue débil; para el período 1997-1998 las consecuencias registradas en nuestro país fueron muy fuertes, el mismo efecto se registró en 2009, 2010.

 photo IMG_20160104_155502.jpg



Es importante resaltar que El Niño trae como consecuencia para Venezuela déficit de precipitaciones y el incremento de las temperaturas, lo cual se pudo apreciar en los últimos meses. Sottolano anuncia que según los modelos, se espera para el mes de Enero continúe este patrón.



Entre Enero y Febrero se podrían generar focos de incendios forestales de manera temprana, como otra consecuencia de El Niño, informa el servidor público.

 El Inameh se encuentra monitoreando constantemente el Océano Atlántico, donde se registra una Alta Presión que se está apoderando del Mar Caribe, lo que significa buen tiempo con elevación de temperaturas para nuestro país.

 photo IMG_20160104_155328.jpg

Déficit de precipitaciones 2013- 2014- 2015



Sottolano resalta que históricamente Venezuela tiene dos períodos, uno seco y otro lluvioso, el primero comprende desde noviembre hasta inicio de abril, y la temporada de lluvias desde abril hasta inicio de noviembre, siendo los meses de abril y noviembre de transición, dependiendo de la cantidad de precipitación será el comportamiento de las temporadas.



“Desde el año 2013, Venezuela se ha visto afectada por un evento de sequía meteorológica que no está relacionado con el fenómeno ‘El Niño’, el cual se registró desde mediados de 2013 hasta el 2014, afectando fuertemente los embalses Tulé, Manuelote y Tres Ríos que surten a Zulia; Barrancas, Matícora e Isiro que abastecen al estado Falcón; en el oriente del país se presentó problemas con el embalse de Turimiquire y Clavellinos”, agregó la máxima autoridad del Inameh.

Asimismo, las regiones central y sur también se vieron afectadas por los embalses de Lagartijo y Guri. Adicionalmente, otros embalses ubicados en los estados Carabobo y Guárico presentaron dificultades.

El 2015 no se registraron las precipitaciones óptimas para que los embalses mencionados recuperaran sus niveles, a esto se le suma que en agosto de ese año la Organización Meteorológica Mundial (OMM) decretara la presencia del fenómeno El Niño, el cual trae para Venezuela déficit de precipitaciones.

Finalmente, Sottolano manifiesta que el Inameh ha mantenido una campaña informativa constante a todos los organismos del Estado y la población en general, con respecto al déficit de precipitaciones en las temporadas de período seco y lluvioso de los últimos años. Asimismo, destacó que se deben tomar medidas en todos los embalses y optimizar la operación de los mismos, con el objetivo de garantizar el uso eficiente y racional del recurso hídrico para la población venezolana.



Fuente: Rosa Mucoa / Prensa INAMEH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here