Desde el taller “Introducción a las celdas solares y los sistemas fotovoltáicos”, enmarcado en el ejercicio del “Semillero en nuevos materiales y energía solar fotovoltáica”, de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Orinoquia, los estudiantes de diversos programas académicos abordaron esta tecnología a partir de conceptos básicos.

Para el profesor Arturo Morales Acevedo –Ph. D. en Ingeniería Eléctrica e investigador y docente del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (México)–, invitado al taller, “esta es una oportunidad de profundizar en la construcción de sistemas fotovoltáicos, desde los costos hasta su utilización final”. 

Los sistemas fotovoltáicos permiten generar energía eléctrica para cualquier necesidad doméstica o masiva conectada en red, sin importar su ubicación geográfica; sin embargo, para que estos sistemas funcionen deben contar con la instalación de módulos fotovoltáicos, que a su vez tienen celdas solares, las cuales convierten la radiación solar en energía eléctrica de manera directa.

La investigación es fundamental para reducir costos, señala el profesor Morales: “las celdas solares que se usan hoy para hacer los módulos fotovoltáicos están hechas a base de silicio; sin embargo la reducción de costos implica buscar nuevos materiales que permitan producir la misma cantidad de energía que una celda de silicio. Esto también implica diseñar celdas solares más eficientes o que se fabriquen a menor costo, lo que se traduciría en que la energía solar fotovoltáica se convierta a futuro en la fuente de energía más importante y segura del mundo”, detalla. 

Cada vez más barato

En los años setenta el costo del vatio era de alrededor de 100 dólares, hoy es de 23 centavos de dólar, es decir que se ha reducido en un 400 %, lo que hace competitivo el mercado energético.

“En una sola planta se tienen instalados cerca de 700 u 800 megavatios”, explica el profesor Morales. “En México, por ejemplo, ya se han instalado miles de megavatios en menos de cuatro años, lo que quiere decir que ha habido una explosión de instalación de sistemas fotovoltáicos como consecuencia de la reducción de esos costos”, continúa el profesor. 

Sin embargo esta es una sola alternativa de utilización de energía limpia, por lo cual es necesario investigar permanentemente para desarrollar mecanismos de sostenibilidad y rentabilidad que compitan con generación de energía eólica o geotérmica, entre otras.

“En Arauca, donde está ubicada la Sede Orinoquia de la U.N., la instalación de estos sistemas traería consigo una reducción considerable en los costos de energía, ya que recibe una radiación de 5 kilovatios/hora/m2 durante el día, lo que significa que la instalación de sistemas fotvoltáicos en esta región costaría la mitad de lo que vale en países como Alemania”, resalta el profesor Morales Acevedo.

Fuente: http://agenciadenoticias.unal.edu.co, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.