El Comité para la Defensa del Agua y del Páramo de Santurbán (noroeste de Colombia) rechazó el apoyo del Gobierno a la futura explotación de oro en esa región que planifica la trasnacional de origen árabe Sociedad Minera de Santander (Minesa) porque afectará un ecosistema vital para las reservas hídricas del país.

“Es irresponsable que el ministro de Minas y Energía, Germán Arce, salga a decir ante la prensa nacional que el proyecto no va a afectar el páramo, porque una excavación como la que se prevé, de grandes dimensiones, sí lo afectará”, dijo a la agencia informativa Sputnik el integrante del Comité, Óscar Estupiñán.

Millones de dólares Vs. un patrimonio natural invaluable

El ministro Arce negó más temprano que el proyecto extractivo de Minesa (propiedad de Abu Dhabi, uno de los siete Emiratos Árabes Unidos) se encuentre dentro del área protegida del páramo y destacó que la explotación dejará ingentes recursos para la región entre 2018 y 2019.

“Este es un proyecto que tiene una inversión estimada de más o menos 2.300 millones de dólares, el estimado de inversión en 2018 y 2019 será superior a los 1.000 millones de dólares”, dijo el ministro a la emisora Blu Radio. El páramo de Santurbán es una región natural ubicada en la Cordillera Oriental, en los departamentos de Norte de Santander y Santander, conocido por la diversidad y belleza de su flora y sus lagos, y que alimenta tres ríos que surten de agua potable a 1,3 millones de habitantes de la ciudad de Bucaramanga (capital de Santander) y alrededores.

La polémica recobró importancia el pasado fin de semana, cuando el presidente Juan Manuel Santos visitó Emiratos Árabes Unidos y se anunció que su Gobierno robustecerá el proyecto para extraer oro presentado por Minesa, propiedad de Mubadala Development Company, un grupo de inversión y desarrollo del Gobierno de Abu Dhabi. En esa visita, las autoridades de Abu Dhabi ofrecieron a Santos una donación de 45 millones de dólares para la implementación del proceso de paz colombiano.

 photo colombiaambientalistasrechazanparamo2_1.jpg

Un peligro para los ecosistemas y la ciudad

En forma paralela a esa visita, la Corte Constitucional falló en contra de la delimitación del páramo que había adoptado en 2014 el Ministerio del Ambiente y que abarcaba 98.954 hectáreas, alegando que en el proceso no fueron consultadas las comunidades locales.

“La protección de los ecosistemas paramunos se dificulta, en razón de la discusión que existe sobre el concepto de éste y de la fijación de sus fronteras en relación con el bosque altoandino”, dijo la Corte, dejando en la incertidumbre la verdadera extensión del páramo. El alto tribunal dio al Gobierno un año para realizar una nueva delimitación que incluya consultas a las comunidades. Para los denunciantes, la Corte abrió así la puerta a la explotación del páramo por parte de capitales árabes.

“Santos entregó los recursos naturales a Emiratos Árabes Unidos y lo que hizo en su visita del pasado fin de semana fue oficializar dicha entrega del páramo de Santurbán a cambio de unas inversiones nocivas para el ecosistema y con las cuales la comunidad no se verá beneficiada”, agregó Estupiñán a esta agencia. Los ambientalistas sostienen que la explotación se realizará más arriba de la ubicación de la bocatoma del acueducto que surte de agua a Bucaramanga, lo que representa un peligro para los ecosistemas y para la ciudad.

 photo colombiaambientalistasrechazanparamo4.jpg

El pozo de la destrucción

“El proyecto de Minesa busca cavar dentro de la montaña que alberga el páramo, lo que afectará las corrientes internas que están conectadas con los acuíferos (…), además de que durante la explotación del oro se liberaría arsénico que contaminará las aguas”, explicó Estupiñán, quien también es fiscal del sindicato del Acueducto de Bucaramanga.

Mientras, la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) dijo a Sputnik que la solicitud de la multinacional está todavía en evaluación. “La empresa Minesa radicó la solicitud de licencia ambiental el 28 de agosto de 2017, a partir de esta fecha la ANLA tiene 90 días hábiles para pronunciarse sobre el estudio” de impacto presentado por la propia firma, dijo un portavoz de la agencia.

El plazo está sujeto a prórroga para solicitar información adicional a Minesa y para la realización de una audiencia pública, “que ya fue pedida por los alcaldes de los municipios de California y Suratá”, donde está asentado el proyecto. “Hasta hoy, 15 de noviembre de 2017, el Estudio de Impacto Ambiental de Minesa está en estudio por parte de la ANLA”, agregó la fuente.

La empresa asegura en su página web que aspira a explotar la mina subterránea de oro más grande de Colombia, de la que planifica extraer nueve millones de onzas de oro en unos 20 años de vida útil del yacimiento, con una inversión de más de 1.000 millones de dólares y una generación de 700 empleos directos y 3.300 indirectos.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here