A pesar de sus esfuerzos, la vaca no logra reunirse con sus terneros, ya que se encuentran en un remolque que está siendo arrastrado por un automóvil.

Según Safe, organización por el bienestar animal, las vacas reaccionan de la misma manera que una persona cuando son apartadas de sus hijos. Sin embargo, hacer esto es común en la industria láctea para “reducir el riesgo de transmisión de enfermedades”.

Prácticas comunes en la industria lactea

Las vacas a menudo son separadas de sus crías para regular su ingesta de alimento una vez que han recibido suficiente calostro. El calostro es la “primera leche” que produce una madre y transfiere anticuerpos vitales.

La separación de las vacas altera tanto al becerro como a la madre, por lo que a menudo se realiza tan pronto como es posible después del nacimiento de la cría. Actualmente, es una práctica estándar en la industria láctea separar los terneros de sus madres solo doce horas después de que nacen.

Decenas de organizaciones que protegen los derechos de los animales promueven una dieta vegana (sin huevos ni lácteos) con el propósito de poner fin a situaciones como esta.

Fuente: http://www.abc.es/, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here