107 views 1 comment

Camerún: 200 elefantes de una reserva son asesinados por cazadores furtivos

by on 16 febrero, 2012
 

Cazadores furtivos provenientes de países africanos vecinos asaltaron el parque nacional de Bouba N’djida. Roban el marfil y abandonan los cádaveres.

Según informa el diario local Cameroon Tribune, la masacre se inició a comienzos del mes de enero, cuando hombres armados procedentes de Sudán y Chán ocuparon la reserva ecológica, un popular destino turístico de la región.

Ola de asesinatos masiva y sin precedentes

Muchos elefantes cachorros, huérfanos por los recientes asesinatos, han sido avistados caminando desvalidos por el parque nacional. Los activistas temen que los animales puedan morir pronto de hambre y sed.

El Fondo Internacional para el Bienestar Animal dijo que los insurgentes armados han cruzado las fronteras para cazar furtivamente durante años, pero llama la atención la ola de asesinatos de este año que es “masiva y sin precedentes”.

Las embajadas de Estados Unidos, la Unión Europea, Gran Bretaña y Francia ya habían advertido sobre la masacre y habían pedido al gobierno de Camerún que tomara medidas urgentes para detener la matanza.


Crimen imperdonable

De acuerdo a la prensa, los responsables forman parte de una red de cazadores furtivos que matan a los animales para luego traficar el marfil, cuya demanda en los últimos años ascendió a niveles elevados, en especial por parte de compradores del continente asiático, no sólo para emplearlo en la construcción de objetos de lujo, sino porque allí se cree que la materia blanca posee propiedades medicinales.

“El dinero recaudado por la venta del marfil se utiliza para comprar armas que luego son usadas en conflictos regionales. Actualmente hay mucha agitación política y social en Sudan y la República Central Africana”, asegura Celine Sissler-Bienvenu, portavoz del Fondo Internacional para el Bienestar Animal.

A pesar de los múltiples informes en la prensa que alerta de esta situación, las autoridades todavía no han comentado la matanza, lo que ha generado críticas por parte de las ONG internacionales. La población de paquidermos en el Parque Bouba N’djida está calculada en 400, y los locales temen que si continúa la masacre a este ritmo, en unos días podrían ser aniquilados la totalidad de los elefantes en la reserva.

El Fondo Internacional dijo que las estimaciones sugieren que hasta 3.000 elefantes fueron asesinados por los cazadores furtivos en todo el continente africano el año pasado.

Fuente: Infobae.com, AFP, Agencias


comments
 
Leave a reply »

 

Leave a Response