El Defensor del Pueblo de Bolivia, Rolando Villena, acusó al Gobierno del presidente Evo Morales de buscar el desarrollo económico a costa de la “invasión” de los territorios indígenas. Villena dijo en un comunicado que “pretender el desarrollo económico a costa de la invasión y colonización de los territorios indígenas, de la depredación de la Madre Tierra” no puede considerarse “coincidente con la democracia” que se busca construir.

Agregó que también se distorsiona el derecho de los indígenas “a ser consultados sobre sus formas de desarrollo” y se produce “una negación de derechos a generaciones presentes y futuras” del sector. En concreto, pidió debatir las “políticas que, al interior del gobierno nacional, buscan la generación de la riqueza a costa de la explotación de recursos naturales en territorios indígenas y la intervención de empresas privadas explotadoras de recursos hidrocarburíferos en parques nacionales o áreas protegidas”.

 photo indigenasbolivia.jpg

Intereses económicos

Morales ha defendido el derecho de Bolivia a desarrollar actividades de exploración de hidrocarburos en los parques naturales con el argumento de que debe primar el interés económico de su país. Grupos indígenas que habitan en los parques naturales y organizaciones ambientalistas critican que Morales autorizara por decreto el ingreso de petroleras a las áreas protegidas.

Sobre el tema, el canciller boliviano David Choquehuanca, defendió que el Gobierno haya abierto las áreas protegidas para la exploración con posibilidades de explotación de hidrocarburos, no sólo porque así se responde a necesidades materiales, sino porque el ingreso de petroleras será condicionado a la utilización de “tecnología amigable” y añadió que sólo en un 0,03 por ciento de esos territorios se pretende explorar.

Choquehuanca comentó que quienes opinan sobre las áreas protegidas no conocen Bolivia, el único país donde hay algunos pueblos indígenas que las habitan pues en otros países eso está prohibido. Sin embargo, se dijo contrario a la ampliación de la frontera agrícola.

sequia_afectan_bolivia

Exigen coherencia entre el dicho y el hecho

Pero las voces críticas creen que lo coherente es que “el vivir bien tiene que ser una realidad y no un discurso” como hasta ahora y que el discurso global encuentre un correlato en las prácticas locales. “Buscar coherencia entre el discurso global y casos concretos en Bolivia y cómo muchas veces las prácticas y políticas concretas contradicen el discurso”, declaró el ex embajador ante la Organización de las Naciones Unidas, Pablo Solón.

Algunas políticas que son criticadas por organizaciones no gubernamentales y movimientos ambientalistas es que el gobierno impulse la ampliación de la frontera agrícola, que indulte a los empresarios los delitos de deforestación ilegal, que hayan abierto las reservas naturales para que las empresas realicen actividades petroleras o la construcción de infraestructura carretera en medio de los territorios indígenas.

Carolina Lagos miembro del Colectivo Viento Sur de Chile, que participa de la Conferencia, manifestó su pleno desacuerdo con la intervención en reservas naturales, o las actividades de deforestación y reflejó su preocupación por la construcción de hidroeléctricas, ya que desde la experiencia en su país “tuvo efectos negativos” para los pueblos indígenas.

Fuente: EFE, http://www.correodelsur.com, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here